El marketing híbrido

One man one goal one mission
One heart one one soul just one solution
One flash of light yeah one god
One vision
(Queen, One Vision)

Dentro de las acepciones que recoge la RAE para la palabra estrategia está una que, pese a derivar de las matemáticas, me parece la que mejor define el concepto: Conjunto de las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento. Su origen es claramente militar (en griego antiguo los generales se conocían como strategós) y aún así el principio que la rige es imprescindible para llevar a buen puerto cualquier tipo de proyecto: definir el mejor camino, las acciones más apropiadas, para alcanzar un objetivo predefinido.

El mejor camino no siempre es el más corto. Ni el más claro. Ni el más fácil. Es el mejor simplemente porque es el que conduce al objetivo aunque, a veces, recorrerlo signifique haber de compaginar las acciones y las disciplinas más diversas. Porque en un mundo obsesionado con los especialistas esa visión heterogénea y abierta es la única forma de encajar el puzzle.

A veces nos obsesionamos por darle demasiados apellidos a la estrategia: estrategia de negocio, estrategia de marketing, de comunicación ¡estrategia Social Media! Nos obsesionamos tanto con las estrategias que no somos capaces de ver que detrás, todas persiguen un objetivo común marcado por una Estrategia con mayúsculas.

Aquí hemos hablado ya sobre cómo, en comunicación, todas las acciones deberían responder a un principio común. Es un tema recurrente sobre el que cada vez más gente está llamando la atención: entender la estrategia digital desde un punto de vista global.

Quizá el paso lógico sea abstraerse un paso más y pensar globalmente sobre toda la estructura. Esos cuatro pilares sólos de los que habla Solis son los que constuirán la marcay la harán interactuar con el entorno.Los objetivos de marketing, por tanto,  son los objetivos del negocio en sí porque, a fin de cuentas, mercado lo es todo.

Claro que no es posible actuar sobre todo el mercado. En el fondo se trata de seguir el viejo principio del activismo: piensa global, actúa local. La estrategia de desarrollo de negocio es, realmente, la estrategia de marketing y las acciones que requiera para lograr los objetivos  serán las tácticas locales que deberías empezar a implementar. Y, aquí sí, hace falta un equipo especializado en comunicación, o ventas, o desarrollo de producto, o innovación…

Al final se trata de mover a marca en un entorno global que la mueve en una dimensión dual: un equipo generalista que conozca y entienda la superestructura y equipos especializados que ejecuten las acciones tácticas.

Los comentarios están cerrados.

es el blog de écran | © 2014 écran comunicación interactiva | Aviso legal